Hoy más del 80 por ciento de las empresas están en método de teletrabajo, una decisión que debió tomarse abruptamente, en principio desde el estallido social, que afectó la labor presencial en varias empresas y luego tras la crisis sanitaria mundial, que terminó por llevar la oficina a los hogares.

Para la mayoría de los trabajadores esta situación se ha extendido por más de dos meses y muchos aún no logran establecer un ritmo, generar metas y lograr cumplir los objetivos laborales desde sus casas, teniendo serios inconvenientes de organización, productividad y tiempos de descanso, los que parecen cada vez más escasos.

Ante esta situación Carlos Seguel, coach profesional y Mentor de Metas, creó un decálogo del teletrabajo, con el que busca llegar a la mayor cantidad de personas, aportando con un listado estilo manual, que puede ayudar a muchas personas a organizar estas labores, que se podrían extender por muchos meses más y en muchos casos, instaurarse como una modalidad permanente.

DECÁLOGO:

  1. Establece mini metas de corto plazo (por ejemplo semanales): Puedes gestionar y organizar el tiempo que le das a distintas tareas según su importancia o urgencia, generando para cada mini meta un plan de acción para su logro.
  2. Cumple horarios: Despertar, desayunar y ponerse en modo trabajo (considerando, inicio, pausas y termino) es de suma importancia para el éxito en el resultado del teletrabajo diario.
  3. Vístete y prepárate: Aunque haga frio, calor o tengas muchas ganas de quedarte en pijama, el hábito de vestirte y prepararte para el trabajo pone al cuerpo en modo alerta o modo trabajo lo que mejora enormemente tu productividad en el cumplimiento de estas mini metas.
  4. Al terminar cada jornada toma un tiempo de 20 o 30 minutos según te acomode para hacer un rastreo de avance del día y cumplimiento de esas mini metas.
  5. Cuando cumplas alguna de esas mini metas satisfactoriamente prémiate con pequeños gustos o pausas. Tendemos a premiarnos poco, esto desarrolla que las cosas buenas no las saboreamos y las malas las resentimos, cambia este hábito común. Sale al balcón a respirar profundo, o al patio, juega con tu mascota, come un chocolate o algo que te traiga de nuevo al mundo y que te de sensación de autoestima o placer.
  6. Invierte tus mejores horas en tus proyectos más significativos: Si lo piensas seguro tienes horas del día en que eres más efectivo o productivo. Invierte esas horas en esa meta o proyecto que tiene más significancia para ti (los avances significativos en tus metas importantes te entregan la mayor sensación de autoestima) y recuerda siempre “premiar estos avances”.
  7. Trabaja en tu Desarrollo Personal: Ocupa espacios en el día para tu desarrollo personal, estos desarrollos son nuestros medios para el logro. Establecer metas y sus planes de acción para cumplirlas requiere el desarrollo de mi capacidad, todos estamos hechos de lo mismo pero es la importancia que tengo en la “mejor versión de mi” la que define mi valor en la sociedad o mi entorno personal y laboral. Así es que cada día avanza en ti.
  8. Genera Empatía en tu entorno: Si en tu lugar de teletrabajo hay más personas, otros miembros familiares, hijos, entre otros, genera instancias de conversación como la cena, el desayuno, etc.  Respecto de “lo que hace el papa o la mama” mientras teletrabaja generando una sensación de importancia de esta labor con un horario bien definido puedes compartir alguna de las cosas que deseas lograr en el día, propiciando complicidad con tu mini meta diaria, mejorando a su vez tu eficacia y su respeto por ella.
  9. Cambia de entornos de trabajo: Si bien es importante “bautizar” un lugar como, el lugar oficial de trabajo (idealmente cómodo, luminoso y con algunos elementos de tu gusto), es bueno de vez en cuando cambiar de lugar. Una mesa en el balcón si la temperatura acompaña, leer algún archivo en el sillón si no hay mucho movimiento. Esto evita la sensación de rutina y el asociar tu lugar de trabajo oficial como el lugar donde “tengo” que trabajar.
  10. Establece Redes de Trabajo: Cuando formas parte de un equipo de trabajo o comercial gestiona y utiliza herramientas de tracking de tareas o metas comerciales, que permiten el trabajo en equipo donde ves tu avance y el de los demás.  Estos sistemas son excelentes motivadores naturales por nuestra competitividad intrínseca.